Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD

Los Santos de los Últimos Días  (SUD) y sus amigos en todo el mundo están animando al público a participar en las oportunidades de servicio durante la temporada de Navidad para celebrar la vida de Jesucristo. La iniciativa de Navidad “Ilumina al Mundo” llegará a audiencias de todo el mundo a partir del viernes 24 de noviembre de 2017 y se extenderá hasta el 25 de diciembre.

La iniciativa de Navidad “Luz al mundo”, ahora en su segundo año, se enfoca en celebrar y compartir la luz de Jesucristo, la “luz del mundo” (Juan 8:12). El Salvador declaró: “Sois la luz del mundo” (Mateo 5:14).


“Partiendo de la iniciativa #LIGHTtheWORLD Christmas del año pasado, el esfuerzo de este año continúa la invitación a servir a otros como lo hizo el Salvador”, dijo el élder Brent H. Nielson de los Setenta, director ejecutivo del Departamento misional de la Iglesia.
“A medida que seguimos el ejemplo del Salvador y vivimos como Él vivió y como Él enseñó, esa luz arderá dentro de nosotros y alumbrará el camino para otros”, dijo el presidente Thomas S. Monson en una conferencia general en octubre de 2015
MEDIOS DE COMUNICACIÓN

El contenido compartible en línea está disponible en mormon.org, incluido un nuevo video inspirador en 33 idiomas y un calendario de adviento de servicio, “En 25 maneras, más de 25 días”, para alentar al público a seguir las enseñanzas de Cristo durante la temporada navideña. Cada día, mormon.org presentará las enseñanzas del Salvador con un breve video e ideas de servicio. El sitio web está disponible en inglés, español y portugués. Una página de inicio web también proporciona enlaces a recursos en 29 idiomas.

“Al visitar mormon.org diariamente, aquellos que deseen involucrarse con la iniciativa pueden aprender nuevas formas de participar”, explicó el élder Nielson.

Una versión jugable / descargable del video principal también está disponible en la aplicación Church’s Gospel Library.

El contenido que se puede compartir se publica en las páginas de redes sociales de mormon.org, como Facebook, Twitter, Google+, Pinterest e Instagram. Aquellos en las redes sociales son alentados a compartir sus experiencias usando el hashtag #LIGHTtheWORLD.

Además, las exhibiciones “Light the World” se pueden encontrar en centros de visitantes en ciudades de todo el mundo, incluidas la Ciudad de México y París. Las carteleras se pueden ver en Times Square, Salt Lake City, Los Ángeles y Ciudad de México, en la ciudad de Nueva York.

Los carteles y las tarjetas de transferencia también están disponibles en línea para miembros y misioneros para alentar a otros a participar en la campaña.


EVENTOS DE CARIDAD

Como parte de la campaña, habrá una serie de conciertos interpretados por los embajadores de la marca “Light the World” que tienen un importante seguimiento en las redes sociales, incluyendo una presentación de The Piano Guys en el estudio de YouTube en Nueva York el 12 de diciembre y un concierto en Lima , Perú, interpretado por el cantante David Archuleta.

Se han programado más de 90 eventos para alimentar a los hambrientos en los Estados Unidos y Canadá, desde colecciones grandes hasta actos de servicio individuales. La campaña también apoyará 28 eventos de servicio local a nivel mundial. Los proyectos incluirán paquetes navideños para orfanatos en Ucrania, Rusia y Bielorrusia y unidades de suministro de alimentos, ropa y limpieza en Florida, Nueva Escocia y otros lugares.

Los visitantes del Edificio Joseph Smith Memorial en Salt Lake City notarán las máquinas expendedoras “Light the World” en el lobby que pueden usarse para comprar artículos donados para algunos de los socios benéficos de la Iglesia, incluyendo CARE, Utah Food Bank, Eye Care 4 Kids , WaterAid, Water For People y JustServe. Los artículos para la compra incluso incluirán vales para pollos y cabras vivos para los necesitados en los países en desarrollo.

HISTORIA DE LA INICIATIVA

El Departamento Misionero de la Iglesia ha patrocinado campañas en línea durante las temporadas de Navidad y Pascua durante los últimos años. El esfuerzo “Light the World” del año pasado presentó videos y un calendario de adviento de 25 días con ideas de servicio para la temporada navideña.

“El año pasado, decenas de miles de personas participaron en las actividades de servicio #LIGHTtheWORLD en todo el mundo. Fue algo inspirador presenciar”, dijo el élder Nielson. “Esperamos que este año, miles más celebren el nacimiento de Jesucristo siguiendo sus enseñanzas y compartiendo su luz y amor con quienes los rodean”.

La iniciativa pascual de la primavera pasada incluyó un video compartible en 33 idiomas que ilustra el papel de Jesucristo como “Príncipe de la paz”.

En diciembre de 2015, la iniciativa de Navidad “Un Salvador Nace” llegó a millones de personas en todo el mundo. Millones también fueron alcanzados con la iniciativa de Pascua “Síguele” en 2016.

La Iglesia lanzó su primera iniciativa de Pascua en 2014 con una campaña de una semana en las redes sociales titulada “Gracias a Él”. En diciembre de 2014, una iniciativa navideña de un mes, “He Is the Gift”, se compartió con audiencias globales.

Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD

¿Qué es lo que los mormones creen sobre la gracias? Las respuesta de estos tres autores mormones podrían sorprenderte.

Sheri Dew

En su nuevo libro “Asombrado por la gracia” Sheri Dew habla sobre el poder habilitador de la gracia y cómo constantemente accedemos a ella. Ella escribe:

“Cuando el apóstol Pablo dijo: ‘Todo lo puedo en Cristo que me fortalece’, él estaba describiendo la gracia”. Más adelante ella dice que “el caudal de ayuda divina es continua, presente en todas partes y esperando que nosotros la busquemos”.

Ella lo explica ilustrando este punto con una analogía, “no debemos tratar o pensar en el Señor así como a veces lo hacemos en cuanto a nuestros maestras visitantes o maestros orientadores cuando estamos enfermos o necesitamos algo de ayuda, tenemos la dejarlos entrar para ayudarnos hasta que podamos solucionar nuestros problemas o limpiar primero la casa. Si pensamos que tenemos que vencer un mal hábito o una adicción por nosotros mismos antes de que busquemos ayuda, es porque probablemente no entendemos la gracia”.

Sin embargo, cuando entendemos la gracias y trabajamos diariamente para cambiar y ser mejores, la hermana Dew nos asegura que “Jesucristo soportó y completó Su Expiación eterna e infinita para que tú y yo pudiéramos cambiar. Para que que no estuviéramos tropezando en nuestros pecados o nuestras persistentes debilidades y fuéramos condenados por la eternidad. Para que no tuviéramos que pagar por nuestros pecados para siempre, el precio de los cuales ninguno de nosotros tiene la capacidad de pagar. Para que pudiéramos seguir aprendiendo y practicando siendo santos (sabiendo que la práctica siempre involucra errores). El Señor ha dejado en claro que nada impuro puede morar con Él, pero está igualmente claro que ninguna persona impura, es decir una persona que no halla cambiado, querría hacerlo”.

Pero la gracia de Cristo, nos recuerda la hermana Dew, no es una transacción por única vez. “No obstante, el Señor no está ahorrando Su gracia o poder para una dramática demostración en el Juicio Final, ni la gracia es algo que se presenta al final del suplicio. Está ahí desde el momento en que ejercitamos aunque sea un ‘partícula de fe’ y pedimos Su ayuda”.

Brad Wilcox

Brad Wilcox suma su descripción a la de la hermana Dew, a la gracia como una fuente de luz y energía, no solo como un don que será dado al final de nuestras vida. Él también nos recuerda que la gracia tiene como fin darnos fortaleza y poder constantemente si es que la buscamos. Él escribe en “La Expiación Continua para adolescentes”:

“El poder de Cristo no es un generador de emergencia que se activa una vez que se acaben nuestros suministros. No es un motor de refuerzo para cuando se nos agote el vapor. Es más bien nuestra constante fuente de energía. Si pensamos en que Cristo solo compensa la diferencia después de hacer nuestra parte, estamos fallando en guardar la promesa que hacemos cada domingo de recordarle siempre”. Él continúa citando al élder Bruce C. Hafen quien confirma que “El don de la gracia del Salvador para nosotros no es necesariamente limitada al momento de ‘después’ de hacer todo cuanto podamos. Podemos recibir su gracia antes, durante y después del momento en que usamos nuestros propios esfuerzos” (Broken Heart, 155).

El hermano Wilcox también indica que la naturaleza continua de la gracia “requiere un poder habilitador continuo. Requiere más gracia que de la que podríamos diagramar, graficar o trazar en una pizarra, o de la que se puede encontrar en una concisa explicación de responsabilidades contractuales”. Adicionalmente dice, “tal poder se encuentra al ir más allá de solo definir partes, sino en forjar una relación con Dios y Cristo, lo cual es más grande que la suma de las partes. Cuando finalmente pasemos el velo que nos separa con el reino celestial, no será como individuos que hayan hecho su parte. Será llevados de la mano con el Señor. En ese día sagrado no habrá un Él o yo, sino un nosotros”.

Robert L. Millett

Robert L. Millett dio un discurso en febrero de 1998 llamado “Lo que creemos”. En él se refirió a que esa gracia es algo que ya tenemos, no algo que ganemos gracias a nuestro trabajo duro. La gracia nos da esperanza. Él dice:

“Muy a menudo tendemos a ver la gracia como un incremento de bondad, ese don final de Dios que reconcilia las diferencias y, de ese modo, nos lleva al reino celestial “después de hace todo cuando podamos” (2 Nefi 25:”3). Para asegurarnos, necesitaremos una medida completa de ayuda divina para convertirnos en material celestial. “Pero, la gracia de Dios, a través de Jesucristo nuestro Señor, está disponible para nosotros a cada hora de cualquier día de nuestras vidas. La ‘verdadera gracia’, así como un escritor que no es SUD sugirió: ‘es más que solo un regalo gigante, abriendo la puerta del cielo en el dulce porvenir, mientras nos revolcamos en nuestros pecados en el amargo aquí y ahora. La Gracia es Dios trabajando en este momento en nuestras vidas’ (John F. MacArthur, Jr., Faith Works: The Gospel According to the Apostles pg. 32).”

El invaluable don de la gracia, explica el hermano Millet, es algo que podemos y debemos usar en cada aspecto de nuestra vida. “La gracia de Dios es un preciado don, un poder habilitador para enfrentar la vida con silenciosa valentía para hacer cosas que nunca podríamos hacer por nosotros mismos. El Gran Médico hace más que perdonar pecados. Él ministra socorro para los desconsolados, alivio a los afligidos, confianza a quienes luchan con debilidades y con sentimientos de ineptitud, y fuerza y paz para quienes han sido maltratados y asustados por las ironías de la vida (ver  Isaias 61:1–2, Alma 7:11–13)”.

Él también conecta la idea tradicional de “ser salvo” al compararlo con la gracias. Ambos, de acuerdo con el hermano Millet, obra codo a codo y deben ser parte de nuestras vidas diarias. “¿Somos, entonces, ‘cristianos salvos’? Mientras que la máxima bendición de la salvación no viene sino hasta la siguiente vida, tiene sentido el que las personas en esta vida puedan disfrutar de la seguridad de la salvación y la paz que acompaña ese conocimiento (ver D. y C. 59:23). La verdadera fe en Cristo produce esperanza en Cristo, lo que no es un deseo mundano sino expectación, anticipación, seguridad. Así como escribió el apóstol Pablo, el Espíritu Santo provee la ‘garantía de vuestra herencia’, la promesa o evidencia de que estamos en curso, en el convenio y, por tanto, en dirección a la salvación plena en el mundo venidero (Efesios 1:13–14; ver 2 Corintios 1:21–22, 5:5).

Ese es el Espíritu de Dios funcionando en nuestra vidas como el “depósito de garantía” del Señor en nosotros, su dulce certificación de que él intenta seriamente salvarnos con salvación eterna. Por tanto, si esforzamos en cultivar el don del Espíritu Santo, vivimos en, lo que podríamos llama, “condición de salvo”.



Este artículo fue publicado en ldsliving.com, con el título: “What Mormons Believe About Grace”. Traducido y publicado por losmormones.org
Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD
¿Sabías que el Élder Dale G. Renlund creció orando en sueco y pasó gran parte de su infancia en Finlandia y Suecia? ¿Sabías también que su segundo nombre es Gunnar y que él y su hermano sirvieron en la misma misión (la misión sueca) al mismo tiempo?

Para celebrar el cumpleaños del Élder Renlund, (Noviembre 13, 1952), quisimos compartir algunas historias inspiradoras de su vida, extraídas de un artículo escrito por el Élder Quentin L. Cook.

En octubre de 1981, la hermana Renlund fue diagnosticada con cáncer de ovario. Ella se sometió a dos cirugías y a nueve meses de quimioterapia. El Élder Renlund recuerda la prueba que tuvo que pasar al cuidar de Ruth y de su hija. “Yo estaba muy dolido, parecía como si mis oraciones no estuvieran yendo al cielo”.

Cuando llevó a Ruth del hospital a su casa, ella estaba muy débil, pero querían ofrecer una oración juntos. Él le pidió a la hermana Renlund que si a ella le gustaría orar. “Sus primeras palabras fueron: Padre Celestial que estás en el cielo, te agradecemos por el poder del sacerdocio que hace posible que sin importar lo que pase, podemos estar juntos para siempre”.

En ese momento, yo sentí un gran acercamiento a mi esposa y a Dios. “Lo que previamente yo había comprendido respecto a las familias eternas en mi mente, ahora lo comprendía en mi corazón”.  Dice el Elder Renlund. “La enfermedad de Ruth cambió el curso de nuestras vidas”.

Para distraerse de la enfermedad, la hermana Renlund decidió asistir a la escuela de leyes. “ Yo pensé, esta será una mala experiencia a menos que yo haga algo bueno con ella”. Dice la hermana Renlund. “No estaba en nuestros planes tener cáncer de ovario siendo una mujer jóven y tener sólo un hijo. Y mi sobrevivencia aún estaba indefinida. Pero sentimos que asistir a la escuela de leyes era lo correcto”.

Ella continúo sus estudios mientras continuó con el tratamiento para su enfermedad y su esposo continuó con su práctica universitaria.

Tanto el Élder como la hermana Renlund tuvieron grandes éxitos en sus carreras de medicina y de leyes. Él se convirtió en el director médico del programa de trasplante cardíaco de los hospitales afiliados de Utah, y ella se convirtió en la presidenta de su firma de abogados.

A pesar de su carrera en crecimiento, el Élder Renlund aún encontraba tiempo para cuidar de sus pacientes uno por uno. De hecho, si uno de sus pacientes no podía asistir a una cita con el Dr. Renlund, “él manejaba grandes distancias hasta la casa del paciente, lo llevaba en su carro hasta el hospital y después lo regresaba a casa”.

Cuando el llamamiento del Élder Renlund como Setenta Autoridad General los llevó a él y a Ruth a África en el 2009, los dos se alejaron de la cima de sus carreras para servir al Señor. Pero mientras servía como autoridad general, el Élder Renlund aprendió lecciones muy profundas:

Un domingo, en el centro de Congo, él le preguntó a los miembros qué desafíos estaban enfrentando, pero ninguno respondió. Luego él preguntó de nuevo. Finalmente, un anciano caballeroso que se encontraba en el fondo del salón, se puso de pie y dijo: “Élder Renlund, ¿Cómo podemos tener algún desafío? Nosotros tenemos el evangelio de Jesucristo”. Al reflexionar sobre esa experiencia, el Élder Renlund dice: “ yo quiero ser como esos santos del Congo, que oran por comida todos los días, y todos los días están agradecidos por la comida, ellos están agradecidos por sus familias. No tienen nada, pero lo tienen todo”.



Este artículo fue escrito por el Élder Quentin L. Cook, extraído del artículo “un siervo obediente” y fue publicado en ldsliving.com, con el título: “The Prayer That Changed Elder Renlund’s Life While His Wife Battled Cancer”. Traducido y publicado por mormonsud.org

Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD
Por Dastin Cruz

Muchos miembros de la iglesia desconocemos ciertos aspectos importantes de la historia sobre el ambiente que rodeaba al profeta José Smith, puesto que varias personas alrededor de su época tuvieron experiencias visionarias. Evidencia de esta cultura visionaria de principios del siglo XIX se puede encontrar con la cultura informática actual con unos pocos clics de un ratón. Hay disponible aproximadamente treinta y dos folletos que relatan experiencias visionarias publicadas en los Estados Unidos entre 1783 y 1815, todos menos siete sobre visiones experimentadas después de 1776. 1
Los críticos señalan que al no ser único e inédito "La Primera Visión" sino que eran comunes en la época de José, y tambien por las similitudes de las visiones, el relato de José debe ser un plagio. Aprendamos más sobre ellos.

Visiones en la época de Jose Smith

En ese época había personas que iban al bosque a orar después de leer la Biblia y, como resultado, recibían visiones y epifanías. Los visionarios no son extraños en entornos donde las personas están rutinariamente abiertas a lo divino. Incluso el famoso Charles Finney tuvo uno. Finney, después de retirarse al bosque a orar, describió la experiencia:
"Justo en ese momento, me pareció oír nuevamente que alguien se acercaba a mí y abrí los ojos para ver si así era. Pero justo allí, se me mostró claramente que el orgullo de mi corazón era la gran dificultad que había en mi camino. Una abrumadora sensación de mi maldad me hizo sentir vergüenza de que alguna persona me viera de rodillas delante de Dios, y surtió tal tan poderosa posesión de mí, que lloré con todas mis fuerzas y exclamé que no me iría de ese lugar aunque todo los hombres en la tierra y todos los demonios del infierno me rodearan. "¡Qué!" dije: "¡Soy un pecador tan degradado, de rodillas confesando mis pecados al Dios Grande y Santo; y avergonzado de cualquier persona, pecadora como yo, me encontrara de rodillas esforzándome por hacer las paces con Dios por mis ofensas!" Mis pecados me parecían horribles, infinitos. Me quebré ante el Señor.

Justo en ese momento este pasaje de la Escritura pareció llegar a mi mente como un torrente de luz: "Entonces vendréis y oraréis a mí y yo te escucharé; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis con todo vuestro corazón."Inmediatamete esto se apoderado de mi corazón. Yo había creído en la Biblia antes de forma intelectual; pero en mi mente nunca había estado la verdad de que la fe era la confianza voluntaria en lugar de un estado intelectual. Estaba tan consciente de confiar en ese momento en la veracidad de Dios, como lo estaba de mi existencia. De alguna manera sabía que ese era un pasaje de las Escrituras, aunque creo que nunca lo había leído. Yo sabía que era la palabra de Dios, y la voz de Dios, por así decirlo, que me habló. Lloré diciéndole a Él, "Señor, tomo tu palabra. Ahora tú sabes que yo te busco con todo mi corazón, y que he venido aquí para orarte; y has prometido que me escucharás.2
Aunque Finney no afirma haber visto ningún personaje, sí describe una comunicación con Dios. José Smith describe sus experiencias de la misma manera que otros en su entorno.

Unirse a una iglesia en esa época requería que uno explicara su posición con Dios ante un predicador

Tenga en cuenta que José oró para averiguar si sus pecados habían sido perdonados. Y descubrió que se le perdono. Esto lo complació mucho. ¿Por qué él oró sobre este asunto? La razón es que al unirse a una iglesia en esa época a menudo requería que uno explicara su posición con Dios a un predicador. Estamos tratando con sectas protestantes. Y los protestantes conservadores creen que uno es salvo (justificado) en el momento en que uno confiesa a Jesucristo como su Señor y Salvador. Así que José, cuando se enfrentó a las sectas protestantes rivales, estaba profundamente preocupado por sus pecados. Uno tenía que demostrarse a sí mismo y también convencer a un predicador de que uno había sido salvado, es decir, justificado. Y había, como se mencionó, muchos ejemplos en los cuales las oraciones fueron respondidas por visiones en las cuales la persona aprendió que Dios había perdonado sus pecados.

Una diferencia entre la visión de José y los demás visiones es que se le dijo a José que no se uniera a ninguna denominación

La diferencia entre la experiencia de José y los muchos otros relatos de visionarios es que, además de que se le dijo que sus pecados habían sido perdonados, también se le dijo que no se uniera a ninguna denominación. Cuando contó esa parte de su experiencia visionaria, lo metió en un gran problema con los predicadores. No era la visión lo que era un problema para los predicadores, sino la parte de su relato de que no debería unirse a alguna secta.

La cuestión es que, contrariamente a nuestra forma actual de contar su historia, la Primera Visión no fue el comienzo del llamado de José como Vidente, Profeta, Revelador y Traductor. Aunque ahora nosotros vemos que su visión señaló el comienzo de la restauración, su visión no comenzó la obra de la restauración, pero evitó que se uniera a una de las denominaciones. Fueron los encuentros subsecuentes de José con Moroni lo que lo hizo un Vidente, y finalmente el Profeta fundador de una Iglesia naciente, y no su visión inicial, ya que inicialmente su visión fue para él un evento privado del que era reacio a hablar, aunque eventualmente dictó algunos relatos muy incompletos que se encontraron y se publicaron durante nuestra época. Y aunque José contó a pocas personas sobre lo sucedido, se corrió la voz, causandole muchos problemas con los predicadores protestantes.

Ni José ni otras personas de esa época señalaron que la razón para convertirse en Santos de los Últimos Días fue el relato de la Primera Visión

José finalmente escribió al final de su vida el relato de su temprana visión, porque los rumores sobre ello habían circulado y le habían causado dificultades. Pero ni José ni otras personas de esa época señalaron que la razón para convertirse en Santos de los Últimos Días fue el relato de la Primera Visión. Fue mucho más tarde que lo que ahora llamamos la Primera Visión comenzó a adquirir una importancia especial para los Santos. Una razón es que los estadounidenses pronto no vivieron en un ambiente visionario. El gran Charles Dickens, escribiendo en Inglaterra, explicó el por qué. Él llamó la visión de José Smith una absurdidad: "ver visiones en la era de los ferrocarriles".

Wilford Woodruff se convirtió en miembro de la Iglesia de Jesucristo porque él había conocido en su vida temprana a alguien que él creía que era un profeta y quien le había alertado sobre la pronta restauración del cristianismo primitivo. Esta notable historia, que se incluyó en el manual de lecciones sobre el presidente Woodruff, ilustra el mundo visionario en el que se crió a José Smith. Aunque hubo algunos casos (uno o dos) en los que el visionario relató haber tenido encuentros con dos mensajeros celestiales, a menudo fue el Hijo de Dios, quienes señalaban que se les apareció.

Pero ha exisitido y todavía existen pueblos que no se ven afectados por el escepticismo post-ilustración sobre las cosas divinas, quienes están abiertas a visiones y otros encuentros dramáticos con lo divino, aunque a menudo no hablan en público sobre tales cosas, ya que tienden a verlas como bendiciones estrictamente privadas y no algo sobre lo que uno debería estar chismorreando y jactándose.

El establecimiento de la Iglesia restaurada de Jesucristo comenzó con el Libro de Mormón.

Los primeros misioneros en la Iglesia usaron el Libro de Mormón, no el relato de la Primera Visión como un testigo de que los cielos estaban abiertos, y que cada individuo, al aplicar la promesa en Moroni 10: 3-5, puede recibir una manifestación directa de nuestro Padre Celestial a través del Espíritu Santo, de que el Libro de Mormón es verdadero. Después de que se obtiene un testimonio, le sigue el testimonio de que José Smith es un verdadero profeta, ya que él tradujo El Libro de Mormón y restauró la plenitud del Evangelio bajo la dirección del Salvador.

La naciente Iglesia de Cristo se organizó con el Libro de Mormón, los testigos de las planchas, la restauración de las llaves del sacerdocio y no directamente con lo que llamamos la Primera Visión, aunque esa experiencia inicial ayudó a José evitar lo que podría percibirse como dañino contaminación sectaria. El registro histórico muestra que José nunca prestó atención a los credos ni a los argumentos de los predicadores que se discutían unos con otras. Este fue el propósito de la Primera Visión.

Notas:

1.- The Visionary World of Joseph Smith - BYU ScholarsArchive —. Richard L. Bushman. "El interés en los escritos visionarios se remonta a la cultura angloamericana, incluso los segmentos más educados de la población pensaban que las maravillas sobrenaturales aparecían en los cielos y las visiones de ángeles y demonios estaban abiertas incluso a los simples campesinos. Cuando la ilustración tomó impulso a principios del siglo XVIII, los escritores de niveles superiores de la sociedad arrojaron dudas sobre todas las maravillas de la cultura mágica, sueños y visiones, etiquetándolas de superstición y dejados para la gente crédula e ignorante."

2.-  Charles G. Finney, "Memoirs of Charles G. Finney," (1876) 16-18.



El presente artículo se basa en la publicación “Question: What is the difference between Joseph Smith's first vision and other reported visions of God at the time?” de fairmormon.org
Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD
"...se nos privó del beneficio de la educación, baste decir que se me instruyó simplemente en la lectura y la escritura y las reglas básicas de la aritmética, los cuales constituyen todos mis conocimientos literarios" -José Smith, escrito por su propia mano en 1832 dos años después de la publicación del Libro de Mormón.1

Un sitio web que critica a la Iglesia hace la siguiente afirmación sobre la educación de José Smith:
Esta no era una familia de analfabetos. La educación era importante para la familia Smith, y aunque José podría haber tenido una limitada educación formal en un aula típica, sus padres sin duda lo educaron en casa. También José iba a la escuela secundaria cuando tenía 20 años en Harmony PA con los hijos de Stowell... Incluso hoy en día, muchas personas educan en casa a sus hijos. ¿Alguien podría decir que estos niños educados en el hogar no tienen educación? Es cierto que no tienen una educación formal, pero en su mayoría, los niños educados en el hogar tienen una educación similar, y en algunos casos superiora a los niños educados tradicionalmente.2
El hecho de que José pudo leer la Biblia demuestra que no era analfabeto

La Iglesia nunca enseñó que José Smith era "analfabeto". El relato oficial de la Primera Visión refuta esto, ya que demuestra que José era completamente capaz de leer y entender la Biblia. La declaración de los críticos de que la familia de José "no era una familia de analfabetos" argumenta en contra de un punto que nunca se hace (argumento del hombre de paja).

Más el punto de igualar la "educación en el hogar" de José Smith con la educación en el hogar del siglo XXI es una comparación falsa. Fue el propio José quien dijo en su historia de 1832 que se le "privó del beneficio de la educación". Uno debe hacerse la pregunta: ¿Por qué los contemporáneos de José no lo creyeron capaz de producir el Libro de Mormón? La "educación en el hogar" del siglo XXI no tiene nada que ver con la educación en las regiones fronterizas de los Estados Unidos del siglo XIX.

Esto es lo que José escribió en 1832:
"Nací en el pueblo de Charon [Sharon] en el estado de Vermont Norteamérica, el día veintitrés de diciembre de 1805 de nuestra era, de buenos padres que no escatimaron esfuerzos para instruirme en la religión cristiana. Cuando tenía unos diez años mi padre, Joseph Smith, se mudó a Palmyra, condado de Ontario, en el estado de Nueva York y por encontrarnos en condiciones indigentes, nos vimos obligados a trabajar arduamente para mantener a una familia grande con nueve hijos; y puesto que requería el esfuerzos de todos los que pudieran prestar ayuda para sostener a la familia, por tanto, se nos privó del beneficio de la educación, baste decir que se me instruyó simplemente en la lectura y la escritura y las reglas básicas de la aritmética, los cuales constituyen todos mis conocimientos literarios"1
¿Quién hubiera conocido mejor las habilidades y debilidades de José que su esposa?
"José Smith no era capaz de escribir ni dictar una carta coherente y bien redactada, ni mucho menos dictar un libro como el Libro de Mormón. Y, aunque participé activamente en los sucesos que se produjeron, y estuve presente durante la traducción de las planchas, y tuve conocimiento de las cosas tal como sucedieron, me resulta tan maravilloso, 'una maravilla y un prodigio”, como a cualquier otra persona' " 3
Notas

1.- "History, circa Summer 1832," The Joseph Smith Papers.
2.- Could Joseph Smith have written the Book of Mormon?", MormonThink.com
3.- Joseph Smith III, "Last Testimony of Sister Emma," Saints' Herald 26 (October 1, 1879): 289–90; and Joseph Smith III, "Last Testimony of Sister Emma," Saints' Advocate 2 (October 1879): 50–52.

Este artículo fue escrito originalmente por por fairmormon.org, con el título: "Joseph Smith's education". Publicado y Traducido al español por www.4mormon.ml
Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD

Por Dastin Cruz

Los Santos de los Últimos Días creemos que el Libro de Mormón es una obra milagrosa traducido por el don y poder de Dios a través del profeta José Smith. Casi todo el texto actual del Libro de Mormón se tradujo durante un período de tres meses, entre abril y junio de 1829. La mayor parte de la traducción del Libro de Mormón se terminó en aproximadamente sesenta y tres días (véase de John W. Welch y Ti Radiaban “Te Translation of te Book of Mormón: Basic Historical Information”, Provo, Utah: FA.R.M.S., 1986, pag. 14).

Ya que José no nos dijo nada más sobre la forma en que se efectuó la traducción, los lectores y pensadores modernos se preguntan y especulan al respecto. Muchos estudiosos SUD han señalado que es imposible escribir un libro como el Libro de Mormón en tan poco tiempo. Sin embargo un crítico del Libro de Mormón ha intentado explicar la complejidad del libro al sugerir que José Smith lo escribió usando un proceso llamado "escritura automática" o "escritura espiritual". La persona que propone esta idea, Scott Dunn, nos da la siguiente definición de escritura automática:
"La capacidad de dictar o escribir un material de una manera relativamente rápida, aparentemente sin esfuerzo y con fluidez. Además, el practicante de escritura automática no compone conscientemente el material. De hecho, a excepción de que a veces conoce una o dos palabras antes de escribir o hablar, el individuo por lo general desconoce cuál será el contenido de la escritura "
El Sr. Dunn brinda múltiples ejemplos de experiencias documentadas de escritura automática y las correlaciona con varios hechos que rodean los orígenes del Libro de Mormón. Algunas personas escriben con solo un lápiz, mientras que otras usan objetos como piedras o cristales para recibir el texto que se va a escribir. Esta información podría llevar a uno a sacar la conclusión de que los orígenes del Libro de Mormón no son divinos.

Los críticos han aparecido con las manos vacías después de muchos intentos de refutar la divinidad del Libro de Mormón. La documentación histórica y las evaluaciones de hoy en día refutan la posibilidad de que José Smith haya escrito el libro él mismo. El Sr. Dunn explica esto en su propio documento: "Prácticamente toda la evidencia histórica disponible milita en contra de la posibilidad de un fraude calculado". Sin una explicación lógica de su origen, algunos críticos han recurrido a explicaciones sobrenaturales que no involucran una traducción divina como lo testificó José Smith. Puesto que personas han intentado atribuir la escritura u traducción del Libro de Mormón a algo diferente de lo divino, sus acusaciones han demostrado ser incorrectas. Esto ha llevado a un aumento en la complejidad de sus acusaciones. Del mismo modo, se han llevado a cabo investigaciones más complejas para frustrar estas acusaciones negativas. Las únicas reclamaciones que quedan son las de origen sobrenatural, ya sea que el libro sea de Dios o del diablo.

Si uno cree que José Smith produjo el Libro de Mormón por medio de la "escritura automática" divinamente inspirada, el Sr. Dunn nos da la siguiente explicación:
"Es posible, por ejemplo, que la escritura automática es el verdadero medio de Dios para dar revelaciones y traducciones (en el caso de José Smith) que ha sido falsificado por Satanás (en los casos de Jane Roberts, Pearl Curran y otros)".
Uno puede preguntarse por qué existen estos casos de "escritura automática". En general, hay muchos ejemplos de adversarios que imitan los caminos del Señor para engañar a la humanidad.  Satanás sabía que el Libro de Mormón sería una gran obra en las manos del Señor para lograr la salvación de muchas almas y ser el fundamento de su iglesia restaurada. No es difícil creer que Satanás intentaría crear historias similares a las de José en un esfuerzo por desacreditar la obra del Señor.



El presente artículo se basa en la publicación “Book of Mormon/Authorship theories/Automatic writing” de fairmormon.org
Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD
¿Cómo puedo defender mis estándares sin ofender a aquellos que no tienen los mismos puntos de vista? ¿Cómo puedo diferenciar entre el Espíritu Santo y mis propios pensamientos y sentimientos? ¿Cómo puedo enfrentar las dudas cuando me enfrento a preguntas difíciles de la historia de la Iglesia?

Estas son algunas de las 16 preguntas presentadas por jóvenes de toda la Iglesia y contestadas por el élder Dallin H. Oaks y el élder M. Russell Ballard del Quórum de los Doce Apóstoles el domingo 19 de noviembre por la noche, durante un encuentro Cara a Cara.

Presentado por estudiantes en el Instituto de Religión de Logan, Utah y transmitido en vivo desde Teatro Morgan en la Universidad Estatal de Utah, la sesión de preguntas y respuestas de 90 minutos se llevó a cientos de miles de lugares en institutos de la Iglesia y otros lugares en todo el mundo a través de internet en el sitio web de la Iglesia, la página de Facebook de mormonsud.org y el canal de YouTube del Canal Mormón.

“Enviamos nuestro amor a través de los océanos, las montañas y los dispositivos electrónicos a todo el mundo”, dijo el élder Oaks, trayendo risas apreciativas de la congregación en vivo.

Además de los presentes en Logan, jóvenes adultos solteros en la Ciudad de México, México y Lima, Perú, fueron parte de la transmisión, y participaron en vivo.

En los días previos a esto, y durante el evento en sí, las preguntas se enviaban a través del sitio web de la Iglesia, Twitter, Facebook e Instagram. Se enviaron unas 4.000 preguntas.

El élder Oaks dijo que los dos apóstoles no habían podido leer todas las preguntas “pero hemos tenido alguna ayuda para categorizarlos … y estamos haciendo un esfuerzo para concentrarnos en las preguntas que se hicieron con más frecuencia en varios lugares del mundo”.

El élder Ballard agregó, “Vamos a hablar con ustedes de manera bastante directa, y por el poder del Espíritu. Esperamos que nuestro Padre Celestial nos bendiga a todos “.

Los dos líderes de la Iglesia “han estado sentados lado a lado” en el quórum durante más de 33 años, señaló el élder Oaks. Él bromeó, “Nos conocemos el uno al otro; que podemos saber lo que el otro dirá si la ocasión lo requiere. Voy a contar con eso, por cierto! ”

Se puede ver una grabación de la transmisión completa al final del artículo. Estas son algunas de las preguntas que se abordaron con resúmenes de las respuestas.

¿CÓMO PUEDO LLEGAR A CONOCER Y CREER POR MÍ MISMO LAS COSAS QUE ME HAN ENSEÑADO? ORO POR RESPUESTAS Y UNA CONFIRMACIÓN DEL ESPÍRITU, PERO LAS RESPUESTAS NO PARECEN VENIR.

“La revelación, o la inspiración, es un proceso”, respondió el élder Oaks, “y el Señor nos enseña … línea por línea, precepto tras precepto”. También nos dice, y esto es de la Sección 88 de Doctrina y Convenios, que vendrá a su debido tiempo, a su manera y según su propia voluntad “.

“Así que esperamos pacientemente al Señor y no nos angustiemos porque no hemos tenido nuestra oración contestada la primera vez, o el primer año, que la hemos pedido”.

El élder Ballard agregó que a veces es difícil escuchar. “Somos muy rápidos en participar y tal vez incluso, en este momento de la historia del mundo, es posible que jóvenes adultos solteros … sean capturados por el desorden. Cuando digo desorden, estoy hablando de toda la tecnología que está disponible, todas las cosas que pueden distraer tu mente de esos momentos tranquilos en los que recibes la inspiración que buscas a medida que avanzas en la vida “.

¿CÓMO PUEDO DEFENDER MIS ESTÁNDARES SIN OFENDER A OTROS QUE NO TIENEN LOS MISMOS PUNTOS DE VISTA?

“¡Mantén una sonrisa en tu cara!”, Sugirió el élder Ballard. “Este es un mensaje maravilloso, glorioso y feliz. … Si no tenemos cuidado, tal vez seamos un poco estoicos en la presentación. … Solo déjate ser tú mismo. La gente solo quiere conocerte. Quieren saber por qué crees lo que crees “.

El élder Oaks agregó: “Las Escrituras dicen ‘con dulzura y mansedumbre’. No golpeamos el Evangelio a nuestros amigos o nuestra familia. A menudo he descubierto que es útil no declarar un principio del Evangelio a un no creyente diciendo: “Es así, lo creas o no” ».

Agregó que es bueno para los miembros de la Iglesia explicar sus creencias y estándares en términos de los convenios que han hecho.

¿CÓMO PUEDO DIFERENCIAR ENTRE EL ESPÍRITU SANTO Y MIS PROPIOS PENSAMIENTOS Y SENTIMIENTOS?

“Esta es una pregunta con la que luchamos durante toda nuestras vidas”, respondió el élder Oaks. “Es bueno recordar que las Escrituras nos enseñan que la inspiración viene en la ‘voz quieta y apacible’. No viene en los impulsos urgentes de hacer lo que queremos hacer y tender un sesgo para confirmar nuestra opinión personal ”

El élder Ballard agregó, “Mi consejo sería asegurarme de que su propia vida sea vivida de tal manera que pueda recibir estas impresiones. Ese es un gran desafio para todos nosotros; todos trabajamos en eso. Es por eso que … les pedimos que se aseguren de decir sus oraciones, … de [estudiar] las Escrituras. Les pedimos que hagan estas cosas simples una y otra vez, porque eso es lo que les fortalece y les da una base para poder saber “.

¿QUÉ SERÍA IMPORTANTE QUE UN JOVEN ADULTO HOMOSEXUAL SEPA PARA MANTENERSE FIRME EN EL EVANGELIO Y CÓMO PUEDEN AYUDAR LOS JÓVENES HETEROSEXUALES? ¿CÓMO PODEMOS MOSTRARLES NUESTRO AMOR A PESAR DE NUESTRAS DIFERENCIAS?

El élder Oaks relató lo que le contó “un orgulloso abuelo” que dijo que tenía un nieto luchando con este problema. “Él dijo: ‘Estoy satisfecho de poder abordar este problema de esta manera: no voy a permitir que mi sexualidad interfiera con mi espiritualidad’.

“Pensé que, en pocas palabras, era una expresión de fe y determinación, no confundir una cosa con otra”.

El élder Ballard agregó: “Debemos ser cautelosos y estar dispuestos a escuchar. Tenemos que estar dispuestos a hablar el uno con el otro sobre este tema.

“Para los miembros de la Iglesia hay dos o tres cosas para recordar: una es que hagamos convenios, y luego nos esforzamos en nuestra vida para guardar esos convenios. En el proceso de eso, aquellos que tienen atracción hacia su mismo género son hijos de Dios; El los ama; hay un lugar para ellos y para todos los hijos de nuestro Padre, independientemente de cuáles sean sus circunstancias.

“La Iglesia es un lugar de refugio, un lugar para venir y encontrar la paz, las respuestas a las preguntas de la vida. Pero finalmente hay convenios que entran en escena, y todos nosotros tenemos que tomar esa decisión en nuestras vidas, entrar en los convenios sagrados que el Señor nos ha dicho que son importantes en este viaje de la mortalidad. … Mientras todos nos esforzamos por guardar nuestros convenios, todas las bendiciones que nuestro Padre Celestial tiene reservadas para sus hijos seguramente serán entregadas a ellos “.

Un convenio que todos los miembros de la Iglesia han hecho es “soportar las cargas los unos de los otros”, señaló el élder Oaks. “Luchamos contra este problema muy real en una atmósfera de amor”.

Él agregó, “No te etiquetes como esto o aquello. … “y dijo que” la etiqueta más importante que cualquiera de nosotros puede llevar a lo largo de nuestra vida “se expresa en la canción de la Primaria,” Soy un hijo de Dios “.

TENGO PROBLEMAS PARA VER PORNOGRAFÍA. … SIGO CAYENDO Y TRANSGREDIENDO. ¿QUÉ MÁS PUEDO HACER PARA SUPERAR ESTA DEBILIDAD?

El élder Ballard dijo: “Lo principal que todos nosotros debemos saber sobre esta nueva droga es que hay esperanza, y si elegimos y trabajamos duro en ello … se puede superar. Cualquier esfuerzo que tengamos que hacer valdrá la pena.

“Tu … tienes que … decirte a ti mismo, ‘ahora lo haré esta noche, porque he estado en esta reunión con dos miembros del Quórum de los Doce, traza una línea y no pases de nuevo al lado de la pornografía. Permanece del lado del Señor “.

El élder Oaks agregó: “Recuerda la expiación de Jesucristo, que te asegura el perdón del pecado y que te ofrece la oportunidad cuando invocas al Señor para obtener fortaleza para enfrentar cada tentación, debilidad o inclinación mortal”.

¿QUÉ CONSEJO / ORIENTACIÓN BRINDARÍA PARA RESPONDER PREGUNTAS DIFÍCILES SOBRE LA HISTORIA DE LA IGLESIA CUANDO ALGUIEN QUE TIENE DIFICULTADES CON SU FE NOS PREGUNTE SOBRE ELLAS?

“Creo que lo primero es distinguir entre preguntas y dudas”, dijo el élder Oaks. “Algunas personas combinan esos como si fueran lo mismo”.

Las preguntas son una forma de aumentar el conocimiento y la comprensión y deben ser alentadas, mientras que la duda, de acuerdo con una definición del diccionario, va acompañada de desconfianza, un rechazo de algo, explicó. “Ese es el tipo de cosas que las Escrituras han condenado” en relación con las verdades del Evangelio, agregó.

El élder Ballard habló de las críticas en el sentido de que la Iglesia ha ocultado el hecho de que hay más de una interpretación de la Primera Visión de José Smith.

“Los hechos son que no estudiamos; no volvemos y buscamos lo que se ha dicho sobre el tema. Por ejemplo, el Dr. James B. Allen de BYU en 1970 produjo un artículo en las revistas de la Iglesia explicando todo acerca de las diferentes versiones de la Primera Visión “.

Él agregó: “Tendríamos que decir que, como dos apóstoles que han viajado por el mundo y conocen la historia de la Iglesia y conocen la integridad de la Primera Presidencia y del Quórum de los Doce desde el principio, no se ha intentado nada. Por parte de los líderes de la Iglesia para tratar de ocultar cualquier cosa a nadie “.

Gracias al proyecto de Joseph Smith Papers, “estamos aprendiendo más sobre el profeta José; es maravilloso”, dijo el élder Ballard. “Confíen en nosotros, esté donde esté en el mundo, y comparta este mensaje con cualquier persona que plantee la pregunta de que la Iglesia no es transparente. Somos tan transparentes como sabemos ser al decir la verdad. Tenemos que hacer eso; ese es el camino del Señor “.

¿QUÉ RECOMENDARÍAS PARA LOS JÓVENES ADULTOS SOLTEROS QUE ESTÁN TRATANDO DE DESCUBRIR QUÉ HACER [EN LA SELECCIÓN DE UN COMPAÑERO ETERNO]?

“Ustedes, hombres y mujeres jóvenes, guarden sus teléfonos celulares! Guarden la tecnología y aprenda a hablar entre sí cara a cara, cara a cara. Dios mío, así es como sucede esto. Ustedes mismos están en capullos “.

El élder Oaks recordó el consejo dado por el élder Bruce R. McConkie, un miembro ya fallecido del Quórum de los Doce Apóstoles, en un discurso devocional de la BYU en 1974, cuando el élder Oaks era  presidente de la universidad. El élder McConkie dijo en esa ocasión que parte del desafío en la mortalidad es aprender a escuchar y prestar atención a la impresión del Espíritu del Señor, pero también a aprender a ejercitar el albedrío , “cosas que hacemos nosotros mismos sobre la base de nuestro juicio y aprendizaje.”

El élder Ballard dijo: “Espero que la próxima vez que vengamos a su instituto de religión, estén todos sentados hablando cara a cara”.

“Y no esperar, hombres, no esperar”, agregó el élder Oaks.

En las redes sociales, los jóvenes adultos solteros publicaron citas de la transmisión y sus impresiones sobre ella.

En Twitter, Clark Herlin tuiteó, “Dios está hablando literalmente ahora a través de dos de sus apóstoles vivientes”.

Connor McCarthy tuiteó: “Es hora de escuchar las palabras de dos de los Apóstoles. Muy emocionado. ¡Es la mitad de la noche en Irlanda, pero vale la pena estar despierto! ”



Este artículo fue escrito originalmente por R Scott Lloyd  y fue publicado en www.deseretnews.com, con el título "Personal revelation, homosexuality and dating among topics discussed in 'Face-to-Face' broadcast". Publicado y traducido al español en www.mormonsud.org



Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD
Emma Smith era la esposa del primer profeta mormón, José Smith. A lo largo de los años, ella ha permanecido como un tema complejo tanto para mormones como no mormones. Mucha personas se ha centrado casi por completo en las decisiones que ella tomó en los últimos años de la vida de José Smith y después de su muerte, y en ocasiones estos sucesos complican a los mormones y agradan a los no mormones. Para entenderla, debemos colocarla en su propio entorno y época, no en los nuestros. Debemos ver su vida entera, no sólo una parte de ella.

Emma Smith nació en 1804 en Pensilvania, y tuvo inusuales oportunidades para una chica de su época. Fue muy educada y enseñaba en la escuela. Incluso tenía vacas y otros bienes, posiblemente dados como pago por parte de sus estudiantes. Su familia tenía una buena cantidad de dinero. Imaginen, entonces, la preocupación de su familia cuando ella desarrolló un cariño por José Smith, quien era de familia pobre y granjera y casi no tenía educación formal, sólo la que su padre le había podido dar en casa con un poco más de escuela tradicional. No tenía una ocupación estable y estaba involucrado intensamente en la religión. Sin embargo, no era un miembro de la religión de la familia de ella y, de hecho, había recibido una visión a la edad de catorce años en la que se le dijo que no se uniera a ninguna iglesia existente, porque ninguna tenía la razón.

Emma vio en él lo que le faltaba a su familia. Ella, como muchos otros que lo conocían bien, vio una inteligencia innata, una disposición para trabajar muy duro y una inmensa integridad. Quienes lo contrataban lo consideraban el mejor empleado que hubieran contratado alguna vez. Asistía a la escuela cuando se cortejaban, tratando de estar a la altura de ella. A pesar de la desaprobación de sus padres, finalmente ella se escapó. Vivieron con la familia de José y después con la de Emma por un tiempo.

Ella trabajó duro para apoyar su misión. Cuando llegó el tiempo de que José Smith obtuviera las planchas de oro escondidas en tiempos antiguos por un ángel; un libro llamado hoy el Libro de Mormón; ella fue con él, orando en la carreta mientras él iba a abrir la caja. Se unió a sus esfuerzos para protegerlo de los ladrones y se desempeñó en ocasiones como su escribiente. Él no era lo suficientemente educado para escribir la traducción de las planchas, así, mientras él traducía por medio del Espíritu Santo, ella escribía sus palabras. Otros escribientes hacían la mayor parte de la traducción, pero ella participaba cuando era necesario.

Ella tenía la fe suficiente para evitar mirar las planchas, incluso cuando estaban en su habitación o en la cocina, a pesar de que con frecuencia las sentía y las movía de su camino mientras trabajaba. Más tarde se les permitiría a los testigos ver las planchas, pero Dios le pidió a Emma aceptarlos en la fe, un testimonio de que Dios la reconocía como una mujer de gran fe.

Emma Smith hacía grandes sacrificios por el evangelio de Jesucristo, por su esposo y por la iglesia. Ella no era perfecta y tomaba decisiones que parecen difíciles de entender para nosotros en la actualidad. Sin embargo, no cabe duda de que hizo sacrificios mucho más allá de lo que a la mayoría de mormones se le podría pedir, y de que ella experimentó más sólo su parte justa de sufrimiento.

Ella perdió a varios de sus hijos. Sus primeros tres murieron tan pronto que ni siquiera pudieron ser nombrados. Después de perder gemelos, adoptó a hermanos gemelos, pero uno murió después de estar expuesto al frío cuando una turba invadió su hogar mientras sus hijos estaban enfermos. Un hijo murió a la edad de catorce meses y otro murió menos de un año después.

Dejaría a sus padres en 1830, para no verlos otra vez ya que ella y su familia fueron forzados a trasladarse de un lugar a otro para evitar la persecución y la violencia. Su esposo fue arrestado, esencialmente por ser mormón, dejándola sola al cuidado de sus hijos. Ella le escribió que sólo Dios sabía cuán difícil era para ella huir de su hogar con sus hijos, abandonando todas sus posesiones y dejando a su esposo para resistir todo lo que pudiera venir.

Una y otra vez, ella fue desalojada, a menudo sin una advertencia y sin tiempo para empacar sus pertenencias. Ella aguantó las burlas e insultos de las turbas. La cómoda y pacífica vida que había tenido cuando era niña no le servía de mucha preparación para esta nueva vida, pero ella la enfrentó con fe. Ella consolaba a otras mujeres, las instruía, y las ayudaba a edificar su propia fe. Frecuentemente se encontraba viviendo en la casa de otras personas y de igual manera alojaba a completos extraños en su propia casa. Cuando un grupo de mormones negros llegó después de un viaje difícil y doloroso, tensionado por el peligro y el prejuicio racial, sus pies sangraban debido a que ya no tenían zapatos, ella los sentó en su propia mesa y los alojó a todos en su casa como invitados hasta que pudieran conseguir un trabajo. Cuando una no pudo encontrar empleo, ella misma contrató a Jane Manning.

Ella dirigió la Sociedad de Socorro, una organización auxiliar para las mujeres de la iglesia que fue organizada para educar a las mujeres y permitirles servir a los demás. Ella compiló el primer himnario.

Ella manejó casi todas las pruebas con gracia. A menudo estaba ansiosa y triste, pero se superaba. Finalmente, sin embargo, enfrentó una prueba que resultó ser más de lo que ella pensó que podía manejar. Es posible que la poligamia hubiera sido más fácil de sobrellevar si no se hubiera añadido a una cantidad extraordinaria de pruebas ya presentes y si no hubiera sido la primera mujer en enfrentarla en la Iglesia. Ella no tenía un ejemplo a seguir y no había un grupo de apoyo, como lo tendrían las siguientes mujeres.

Al principio, cuando José le admitió que había recibido una revelación acerca de la poligamia y que se le había dicho que era absolutamente necesario que la llevara a cabo, ella lo aceptó. Después, cuando Brigham Young era el profeta, la práctica fue refinada para que la primera esposa tuviera que aprobar a cada esposa posterior, pero, como vemos también en la Biblia, los refinamientos de las nuevas prácticas a menudo continúan a medida que los profetas siguen orando por orientación. Emma dio, de vez en cuando,  su aprobación para matrimonios específicos. En otras veces, ella encontraba que no podía manejar las decisiones que había tomado, al igual que Sara en el Antiguo Testamento  primero animaba a su esposo para casarse con su sierva y luego descubría que era más difícil de lo que ella esperaba.

De acuerdo con el historiador Richard Bushman, José veía la poligamia simplemente como una forma de unir a las familias eternamente. Los mormones creen que la vida familiar continúa después de la muerte. Cuando el matrimonio eterno fue introducido por primera vez, muchas familias llevaron a cabo “sellamientos” con sus amigos y con aquellos con quienes querían estar eternamente asociados, no comprendían por completo lo que significaba esta revelación. Muchos deseaban estar relacionados con el profeta por las bendiciones eternas que creían que esto traería. Él no cortejaba a las mujeres o hacía propuestas de modo romántico. De hecho, por lo general llevaba a otro varón consigo o incluso le preguntaba a un padre o hermano para acercarse a la mujer. Él los instruía para que la mujer orara acerca de la petición.

Los estudios modernos de ADN han descartado que todos los hijos que Fran Brodie había propuesto que eran suyos por medio de otros matrimonios. Dado que sí crió varios hijos con Emma, la paternidad es posible, pero, a este tiempo, no hay una prueba biológica de relaciones matrimoniales tradicionales y las únicas historias vienen de otras personas, no de las mujeres o de José. Para él, parece que los matrimonios eran relativamente impersonales y estaban destinados a cumplir los requerimientos dados a él por un ángel y para unir a ciertas familias por la eternidad.

Cual fuere la situación, Emma finalmente se encontró incapaz de afrontar la poligamia. Bushman indica que Emma y José tenían muchas discusiones fuertes acerca de su poligamia y su relación se tensó periódicamente.

A pesar de todo, ella siguió teniendo un testimonio de su papel como profeta y realizaba sus deberes fielmente. Se convirtió en la primera mujer en recibir las investiduras del templo lo que implicaba realizar convenios sagrados con el Salvador. Luego se convirtió en una trabajadora del templo, ayudando a otros con sus primeras experiencias en el templo. Durante este tiempo, su relación mejoró y José podría haber aceptado no tomar más esposas.

Aunque su matrimonio a menudo tenía problemas después de la introducción de la poligamia, Emma continuó cuidando de José. Cuando él fue asesinado, se inclinó sobre él y expresó su lamento de que lo hayan apartado de ella. Tenía un mechón de su cabello el cual habían cortado y se lo entregaron. Lo llevó en un medallón por el resto de su vida, aún después de haberse casado nuevamente.

Quedó abandonada con sus cinco hijos, incluyendo su hija y cuatro hijos adoptados, Su situación económica era precaria debido a que no había línea clara entre el dinero de la familia y el dinero de la iglesia, donde José a menudo quedaba con deudas para ayudar a la iglesia. Ella hizo un comprensible esfuerzo por quedarse con algunas propiedades y esto la puso en discusión con Brigham Young, dado que no estaba claro cuáles de esas propiedades pertenecían a la iglesia y cuáles a ella. Algunos miembros de la iglesia la rechazaron inapropiadamente debido a su rechazo a la poligamia y su franqueza sobre el tema. La Iglesia ya estaba en un período de gran tensión y lamento ya que el pueblo debatía para decidir quién sería el siguiente profeta y se enfrentaron a la realidad de que se encontraban nuevamente en gran peligro con un futuro incierto. Probablemente esto provocó que la gente se comportara diferente de cómo podría en circunstancias más suaves. Con la disconformidad por ambos lados, pronto se encontró a sí misma fuera de la corriente principal de la iglesia.

Cuando los mormones se marcharon a Utah, ella eligió quedarse. Se mudó lejos de Nauvoo por un tiempo para evitar el peligro, pero finalmente regresó a su antiguo hogar. Pudo utilizar las propiedades que poseía para sostener a su familia, pero con dificultad, especialmente desde que tuvo que cubrir sola las muchas deudas de José. Más tarde se casó con el Alcalde Lewis Bidamon, quien había apoyado a los mormones durante las pruebas, pero no era un miembro. Él tenía un hijo ilegítimo y después de casarse con Emma tuvo otro hijo ilegítimo, los cuales ella crió, haciéndola una mujer más extraordinaria. Tenían una relación razonablemente buena a pesar de estos desafíos.

Cuando su hijo llegó a ser adulto y dirigió la Iglesia Reorganizada, como se conocía entonces, ella se unió. Sin embargo, nunca fue miembro verdaderamente activo de esa iglesia, ni tampoco se hizo activa en ninguna otra iglesia. Ella admitió que había sido renuente a darle a sus hijos alguna vida religiosa formal; sólo lectura personal de la Biblia y el Libro de Mormón; porque tenía miedo de que regresaran las muchas pruebas que había enfrentado. Ayudó a cuidar de la madre de José y su suegra indicó que pocas mujeres habían resistido tantas pruebas como ella con tanta gracia.

La vida de Emma fue muy complicada. Su niñez y adolescencia refinadas no estaban diseñadas para darle las capacidades que necesitó en la adultez, y aun así manejó casi todo lo que le pasó. Se sostuvo de su fe en Dios, en el evangelio y en José Smith como un profeta a través de todo. Ella no era perfecta, pero lo que sí es asombroso es que fue tan perfecta como para darle las poderosas pruebas y persecuciones que experimentó. Sus dificultades eran muy reales y habrían sido un desafío para cualquier mujer, principalmente sin la visión de la comprensión que el tiempo da. Eran suficientes como para derrotar a cualquier mujer y si ella, al final, hubiera estado cansada de abrirse paso en la vida, podría haberse comprendido.

Los mormones modernos empiezan a estar de acuerdo con Emma como la dama elegida a la que Dios llamó para estar en una revelación, pero también como una muy real y humana al mismo tiempo, quien luchó por Dios tanto como tuvo que hacerlo antes de elegir la vida más calmada a la que pertenecía. Ella permaneció con su esposo aun cuando enfrentaron dificultades en su matrimonio. Después de su muerte, se resistió a las insinuaciones de negar su papel como profeta. Dado que no dejó un diario, en realidad no sabemos cuál es la verdad completa acerca de Emma Smith… pero sí sabemos que fue destacable.

Fuentes

Turley, Richard E., and Brittany A. Chapman. “A Comfort unto My Servant, Joseph.” Women of faith in the latter days. Salt Lake City, Utah: Deseret Book Company, 2011. 343-362. Print.
Bushman, Richard L., and Jed Woodworth. Joseph Smith: Rough Stone Rolling. New York: Alfred A. Knopf, 2005. Print.


Este artículo fue escrito originalmente por Terrie Lynn Bittner y fue publicado por historyofmormonism.com, con el título: "What is the Truth about Emma Smith?". Publicado y Traducido al español por enlacemormon.org
Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD
Traducido por Dastin Cruz

En la sesión de la Conferencia General de Octubre de 1866, Brigham Young hizo estos comentarios:
"...Hasta donde sé, Emma Smith es una de las más malditas mentirosas que conozco sobre esta tierra; Sin embargo no hay ninguna cosa buena que me negaría a hacer por ella, si ella sólo fuera una mujer justa; pero ella continuará en su maldad. A menos de seis meses antes de la muerte de José, él llamó a su esposa Emma a una reunión secreta, y allí le dijo la verdad y le pidió que la negara si podía. Él le dijo que los juicios de Dios vendrían sobre ella inmediatamente si no arrepentía. Le recordó a ella de la vez que trató de envenenarlo, y él le dijo que era una hija del infierno y literalmente la mujer más perversa sobre esta tierra, que no existía nadie más malvada que ella. El nos contó aquí dónde ella había conseguido el veneno, y cómo lo puso en una taza de café; dijo 'obtuviste ese veneno de tal y tal, y yo lo bebí, pero no pudiste matarme'. Cuando le llegó al estómago, él fue a la puerta y vomitó. Habló con ella en esa reunión de manera muy severa, y ella nunca dijo una palabra en respuesta. Tengo testigos de esta escena, que pueden testificar que ahora les estoy diciendo la verdad. Dos veces ella trató de matarlo. [6-8 Oct 1866, 36th Semi-Annual Conference, Bowery, G. S. L. City. (Deseret News Weekly 15:364, 10/10/66, p 4-5 and 15:372, 10/17/66, p 4-5; MS 28:764, 774)]
La enemistad entre Brigham Young y Emma tuvo múltiples motivos: personales, religiosos y financieros. Brigham, a pesar de todas sus fortalezas, tenía poca paciencia con cualquiera que traicionara al profeta. El percibia que Emma traicionó a José en múltiples niveles, haciendo que la acusación de envenenamiento fuera plausible para él. El episodio parece haber sido una disputa familiar entre José y Emma, dos mortales que viven en una especie de pecera, bajo enormes presiones y tensiones.

Emma ciertamente cometió errores de juicio, como todos nosotros. Su juicio yace en las manos de Dios, no en las nuestras ni en las de Brigham Young.Si Brigham Young tuvo un rasgo de carácter constante, era su fidelidad absoluta a José Smith. Brigham tenía muy poca paciencia con quienes menospreciaban o rechazaban a José; las dificultades que José experimentó con Emma al parecer pudo haber frustrado al leal Brigham.

Después del asesinato de José, Emma se negó a ir al oeste con los Santos. Parece, entre otras cosas, que se preocupó por mantener a sus hijos, así como protegerlos de la violencia que había ocasionado la muerte de José. Emma y Brigham tampoco estaban de acuerdo sobre qué partes de la propiedad de José eran de propiedad personal, y cuáles pertenecían a la Iglesia [“Memoirs of Joseph Smith III (1832–1914),” ed. Mary Audentia Smith Anderson, The Saints Herald (2 April 1935): 431–434.]

Emma Smith y el matrimonio plural.

Sin duda, Brigham Young también consideró a Emma deshonesta y mentirosa porque continuó insistiendo en que su esposo nunca había enseñado la doctrina del matrimonio plural. Tan inflexible fue Emma sobre este punto que la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días lo consideró como un Artículo de Fe, y los hijos de Emma nunca aceptaron la idea de que José había instituido el matrimonio plural. Teniendo en cuenta que Brigham fue culpado por Emma de ser el inventor del matrimonio plural, es probable que se sentiera utilizado por ella. Brigham, al fin y al cabo, veía a Emma como en lucha contra el hombre al que Brigham reverenciaba como Profeta, y conocía que Emma sabía que José habia enseñado el matrimonio plural.

Finalmente, Brigham fue el sucesor de José, y Emma desafió esa sucesión al apoyar a su hijo, José Smith III, como el líder "apropiado", y como alguien que no enseñaría la odiada doctrina de la poligamia (que Emma afirmó falsamente que Brigham había impuesto sobre la Iglesia).

Richard Bushman escribió sobre la acusación de envenenamiento:
Durante el final del otoño y el invierno de 1843 y 1844, la relación de José y Emma se debilitó solo una vez. Durante la cena dominical del 5 de noviembre, José se enfermó, corrió hacia la puerta y vomitó tan violentamente que se dislocó la mandíbula. "Cada síntoma de veneno", señaló Richards en el Diario de José. Esa noche en la reunión de oración, Richards escribió en código que José y Emma no se vestían con la habitual ropa especial, una señal de que estaban demasiado en desacuerdo para participar. Al día siguiente, Richards escribió que José estaba "ocupado con asuntos domésticos". Años más tarde, en una atmósfera anti-Emma en Utah, Brigham Young habló de una reunión en la que José acusó a su esposa de añadir veneno en su café. Brigham interpreta la negativa a responder de Emma como una admisión de culpa... Aunque probablemente si hubo una discusión, la acusación de envenenamiento era infundada. José era susceptible a los vómitos de todos modos.Incluso se había dislocado la mandíbula mientras había vomitado una vez; y cinco semanas después del episodio de la cena de 1843, él volvió a enfermar y vomitó con más violencia que nunca. Durante esta última pelea, José dijo agradecido: "Mi esposa me atendió". [Richard L. Bushman, Joseph Smith: Rough Stone Rolling (New York: Knopf, 2005), 498.]

Disposición de los bienes de José

Además, Brigham y Emma no estaban de acuerdo con la disposición de los bienes de José. La ley de Illinois en ese momento sostenía que ninguna iglesia podía tener más de diez acres de propiedad, y gran parte de las propiedades de la iglesia se llevaban a cabo en nombre de José. Al mismo tiempo, José era una persona privada; por lo tanto, Emma era responsable de las deudas de José y de la Iglesia pero teniendo una clara demanda sobre las tierras de la Iglesia que José como fideicomisario administro. [Linda King Newell and Valeen Tippetts Avery, Mormon Enigma: Emma Hale Smith, 2nd edition, (Urbana and Chicago: University of Illinois Press, 1994), 199–209. The laws against churches holding property is discussed on page 258.].

Este artículo fue escrito originalmente por por fairmormon.org, con el título: "Emma Smith and Brigham Young". Publicado y Traducido al español por www.4mormon.ml
Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD
Este es un mito entre muchos miembros y líderes de la Iglesia y que a menudo reaparece ocasionalmente en sus discursos y declaraciones sin tener apoyo doctrinal. La idea planteada es que una vez que las Autoridades han emitido su opinión sobre un asunto determinado, ya no hay más discusión sobre el tema, y cualquiera que ejerza su derecho a expresarse en disconformidad será visto como desobediente, liberal y en ciertos casos hasta en apostasía personal. Tal posición entra en directo conflicto con el principio del libre albedrío y con la necesidad de obtener un testimonio personal por medio del Espíritu Santo sobre temas específicos.

El texto de apoyo de quienes apoyan este mito es un Mensaje para los Maestros Visitantes (programa previo al de Maestros Orientadores) aparecido en Improvement Era en Junio de 1945 titulado “SOSTENIENDO A LAS AUTORIDADES GENERALES DE LA IGLESIA”. A continuación leamos el mensaje completo traducido al español.

Mensaje de los Maestros Visitantes, Junio 1945

“SOSTENIENDO A LAS AUTORIDADES GENERALES DE LA IGLESIA”

“Ningún Santo de los Ultimos Días es compelido a sostener a las Autoridades Generales de la Iglesia. Cuando se le da la oportunidad de votar las propuestas en cualquiera de las muchas conferencias que tienen lugar a lo largo de la Iglesia, puede indicar su voluntad de sostenerlos levantando su mano derecha: puede manifestar su oposición del mismo modo; o puede ignorar por completo la oportunidad. No hay elementos de fuerza o coerción en éste o ningún otro procedimiento en la Iglesia

De todos modos, hay un principio de honor involucrado en la elección del miembro. Cuando una persona eleva su mano para sostener a los líderes de la Iglesia como “profetas, videntes y reveladores”, equivale a hacer una promesa y convenio de seguir su guía y respetar su consejo como oráculos vivientes de Dios. Por tanto, cualquier acto o palabra subsiguiente que esté en desacuerdo con la voluntad del Señor tal como la enseñan los líderes de la Iglesia, coloca la sinceridad de esa persona bajo serias dudas. Uno difícilmente podrá reclamar absoluta integridad, si levanta su mano para sostener a las Autoridades de la Iglesia y luego actúa en oposición a su consejo.

Todo Santo de los Ultimos Días que denuncia o se opone, activamente o de otro modo, a cualquier plan o doctrina defendida por los “profetas, videntes y reveladores” de la Iglesia está cultivando el espíritu de apostasía. Uno no puede hablar mal de los ungidos del Señor y mantener el Espíritu Santo en su corazón.

Debe recordarse que Lucifer tiene un modo astuto de convencer a las almas desprevenidas de que las Autoridades Generales de la Iglesia pueden tanto estar en lo correcto como equivocarse. Este tipo de juego es el pasatiempo favorito de Satanás y lo ha practicado con las almas creyentes desde el tiempo de Adán. Alcanza una gran victoria cuando logra que los miembros de la Iglesia hablen contra sus líderes y “sigan sus propios pensamientos”. Se especializa en sugerir que nuestros líderes se encuentran en error mientras coloca enceguecedores rayos de apostasía sobre los ojos de aquellos a quienes convence de ese modo. ¡Qué astuto! Y pensar que algunos de nuestros miembros son engañados por su treta.

Las siguientes palabras del Profeta Joseph Smith deberían ser memorizadas por cada Santo de los Ultimos Días y repetidas con la frecuencia suficiente como para asegurar que nunca se olviden: ‘Os daré una de las llaves de los misterios del reino. Es un principio eterno que ha existido con Dios por todas las eternidades, que el hombre que se levanta para condenar a otro, criticando a los de la iglesia, diciendo que se han desviado, mientras que él es justo, sabed seguramente que ese  hombre va por el camino que conduce a la apostasía; y si no se arrepiente, vive Dios que apostatará.’ (Enseñanzas del Profeta José Smith, pag. 182)

Cuando nuestros líderes hablan, se acabó el momento de pensar. Cuando proponen un plan – es el plan de Dios. Cuando señalan el camino, no hay otro seguro. Cuando nos dan una dirección, debería marcar el fin de la controversia. Dios no trabaja de otro modo. Pensar diferente, sin un inmediato arrepentimiento, puede costarle a uno la fe, destruir su testimonio, y hacerlo un extraño frente al reino de Dios.” (Improvement Era, Junio de 1945, pag. 354)
Debido a esta publicación el Reverendo Cope escribió una carta al Presidente de la Iglesia, George A. Smith. Las copias de las cartas al Presidente de la Iglesia, George A. Smith, y la réplica del Presidente Smith se encuentran en la sección de Colecciones Especiales de la Biblioteca Marriott de la Universidad de Utah, en Salt Lake City así como en la Colección de J. Raymond Cope (bajo el nº 691) y en los George A. Smith Papers (manuscrito 36, Caja 63-8A), respectivamente. [J. Raymond Cope era un Ministro religioso Unitario graduado del Franklin College en 1927 y con un doctorado en filosofía obtenido en la Universidad Estatal de Ohio en 1936. Después de servir en Dayton, Ohio y Roslindale, Massachusetts, fue asignado a la First Unitarian Society de Salt Lake City, en 1942.]

Leamos a continuación las cartas entre el Reverendo Cope y el Presidente George Albert Smith

Carta del Reverendo J. Raymond Cope

First Unitarian Society
13th East  Sixth South Street
Salt Lake City 2, Utah
J. Raymond Cope, Ph.D., Ministro

Noviembre 16, 1945
Presidente George Albert Smith
Iglesia de Jesucristo de los S.U.D.
Oficina del Presidente,
Salt Lake City

Apreciado Presidente Smith:

Ha sido uno de los mayores privilegios de mi vida haber pasado los últimos cuatro años en Salt Lake City, y haber trabado relaciones personales con varios líderes de la Iglesia S.U.D. De ellos he aprendido muchísimo, y el espíritu de amistad que encuentro en nuestra relación ha sido una fuente de permanente deleite para mí. Es por motivo de haber hallado en usted y los otros líderes tanta caridad y simpatía que me he atrevido a escribirle esta carta.

Permítame primero asegurarle de mis buenas intenciones; que no existe el menor atisbo de hostilidad en mi actitud. Confío en que usted comprenda por qué le escribo, y que tenemos un interés común en el problema.

En junio pasado se me entregó un breve editorial religioso, preparado por alguno de sus líderes, titulado “Sosteniendo a las Autoridades Generales de la Iglesia”. El mensaje me sorprendió en gran manera, y con el paso de las semanas mi turbación se agudizó. Podría haberlo olvidado, si no fuese porque varios miembros de su Iglesia se han acercado para discutir el tema conmigo. El más reciente fue un prominente medico, quien, por causa de ese escrito, afirma, está perdiendo la fe en su religión. Se trata de un hombre corpulento, y quedé muy impresionado por su profunda sinceridad cuando se quebró y comenzó a llorar como un niño. Estoy convencido de que se encuentra atravesando una peligrosa experiencia.

Permítame citarle los pasajes que parecen ser los más cuestionados: “(Lucifer) Alcanza una gran victoria cuando logra que los miembros de la Iglesia hablen contra sus líderes y “sigan sus propios pensamientos”… “Cuando nuestros líderes hablan, se acabó el momento de pensar. Cuando proponen un plan – es el plan de Dios. Cuando señalan el camino, no hay otro seguro. Cuando nos dan una dirección, debería marcar el fin de la controversia”.

Ignoro quién ha sido el responsable de estas frases, pero ciertamente está provocando un gran daño a muchos que no tienen razón alguna para cuestionar la integridad de los líderes de la Iglesia. Muchos están sufriendo por esta causa. Mi respuesta a cada uno de los que se me han acercado ha sido: Por favor, no se preocupen, pues ésta no puede ser la posición de los verdaderos líderes. Y, por mi conocimiento de los tempranos escritos de vuestros líderes, debo asumir que esto no los representa.

Varios años atrás, cuando por vez primera tuve contacto con la Iglesia S.U.D., leí extensamente los textos, y hay muchos pasajes que podrían utilizarse para dar una mejor expresión de la visión y genialidad de vuestra fe. Cito sólo uno, aunque hay otros que le deben ser familiares.

De los Discursos de Brigham Young, seleccionados y corregidos por John A. Widtose, en el capítulo sobre “El Sacerdocio”:

Mi mayor miedo es que este pueblo tenga tanta confianza en sus líderes que no pregunten por sí mismos a Dios si es que están siendo conducidos por Él. Temo que establezcan un estado de ciega auto seguridad, confiando sus destinos eternos en las manos de sus líderes con una certeza imprudente que frustraría los propósitos de Dios para su salvación, y debilitarían la influencia que podrían dar a sus líderes si supiesen por sí mismos, mediante revelación de Jesús, que están siendo conducidos de manera correcta. Que cada hombre y mujer sepa, por los susurros personales del Espíritu de Dios, si sus líderes caminan en el sendero que dicta el Señor, o no” (Discourses of Brigham Young,sel. John A. Widtsoe [1941], 135).

Esta cita de Brigham Young es un pasaje maravilloso, y ha sido sobre la base de tal libertad que personas como yo hemos desarrollado un profundo sentimiento de cercanía con la Iglesia S.U.D. Está dentro de las más altas tradiciones de mi formación Unitaria el creer que los logros de mis colegas son un logro para todos nosotros. Es  motivo de pesar  cuando se descubre una roca interpuesta en el camino hacia una fe más profunda en cualquier alma.

Con la reafirmación de mis continuos buenos deseos y amistad.

Cordialmente suyo.

J. Raymond Cope


Carta del Presidente George Albert Smith

Iglesia de Jesucristo de los S.U.D.
Oficina del Presidente,
Salt Lake City, Utah
Diciembre 7, 1945

Dr. J. Raymond Cope
First Unitarian Society
13th East at 6th South Street
Salt Lake City, Utah

Querido Dr. Cope:

He leído con interés y profunda preocupación su carta del 16 de Noviembre, 1945, en la que usted realiza un especial comentario sobre “un breve editorial religioso preparado por alguno de sus líderes titulado ‘Sosteniendo a las Autoridades Generales de la Iglesia’”. Usted menciona haber leído el mensaje con sorpresa, y que, desde entonces ha estado preocupado por sus efectos sobre los miembros de la Iglesia.

Me resulta grato el espíritu de amistad que trasunta su carta, y le agradezco por haber tomado el tiempo para escribirme.

El folleto al que se refiere, y del cual cita en su carta, no fue “preparado” por “alguno de nuestros líderes”. Sin embargo, uno o más de ellos permitieron que las frases pasaran sin censurarse. Por esto, no pocos miembros de la Iglesia se han sentido lastimados en sus sentimientos,  y las Autoridades Generales se han visto avergonzadas.

Me complace asegurarle que su actitud es correcta al mencionar que el pasaje citado no expresa la verdadera posición de la Iglesia.  La sola implicación de que los miembros de la Iglesia no pueden tener pensamientos propios es dar una representación groseramente equivocada del verdadero ideal de la Iglesia, que es que cada individuo debe obtener por sí mismo un testimonio de la veracidad del Evangelio y, mediante la redención de Jesucristo, labrar su propia salvación, y es personalmente responsable frente a su Hacedor por sus actos individuales. El Señor mismo no intenta la menor coerción en sus esfuerzos y deseos de traer paz y salvación a sus hijos. Otorga los principios de vida y verdadero progreso, pero permite que cada persona elija o rechace libremente sus enseñanzas. Este plan es el que las Autoridades de la Iglesia intentan seguir.

El Profeta José  Smith dijo: “Deseo libertad de pensamiento y de creer como me place”. Esta libertad él y sus sucesores en el liderismo de la Iglesia la han garantizado a cada miembro de la misma.

En cierta ocasión, respondiendo a la pregunta de un prominente visitante sobre cómo lograba gobernar a su gente, el Profeta contestó: “Yo les enseño principios correctos y ellos se gobiernan a sí mismos”.

Nuevamente, como se encuentra registrado en History of the Church (Volumen 5, pags. 498-99) José Smith también dijo: “Si considerara que los hombres están en error, ¿me les echaré encima para derribarlos? No. Los elevaré, y en sus propios modos, si no puedo persuadirlos de que mis modos son mejores; y no intentaré compeler a nadie a creer en lo que yo creo, únicamente utilizando la fuerza del razonamiento, pues la verdad encontrará su propio camino”.

Cito estas pocas frases, entre muchas que podrían darse, meramente para confirmar su buena y correcta opinión de que la Iglesia otorga a cada persona su libre albedrío, y lo amonesta siempre a utilizar su razón y buen juicio con los que Dios lo ha bendecido.

En defensa de este principio los líderes de la Iglesia no sólo se unen a las congregaciones al cantarlo, sino que frecuentemente citan lo siguiente:

“Sabed que cada alma es libre

De escoger lo que será

Pues la verdad eterna existe:

Dios al cielo a nadie forzará.”

Nuevamente le agradezco por su manifiesta amistad y sus expresos deseos de cooperar en cualquier forma que ayude a establecer la buena voluntad y armonía entre las personas con las que conjuntamente trabajamos para traer hermandad y tolerancia.

Sinceramente suyo,
Geo. Albert Smith

Conclusión:

Es evidente la clara aceptación por parte del Presidente de la Iglesia de que este concepto debió haber sido censurado y que no representa la posición oficial de la Iglesia. Señala además que “no pocos miembros de la Iglesia se han sentido lastimados en sus sentimientos,  y las Autoridades Generales se han visto avergonzadas” por ello. Como vemos el concepto de que "Cuando nuestros líderes hablan, se acabó el momento de pensar" o " Cuando los líderes hablan, ya pensaron por nosotros" [algunos lo traducen así al español] no es correcto y el mito reaparece algunas décadas más tarde y muchos lo proclaman.



El presente artículo se basa en la publicación “Cuando nuestros líderes hablan se acabó el momento de pensar” de Mario R. Montani,
Blog sobre la Doctrina Mormona, sus Creencias, su Historia y responde a las principales criticas que circula en la red. Mormonismo - Mormon SUD
Traducido por Dastin Cruz

Cerca de uno de cada cinco estadounidenses padece un desorden mental en un año determinado, según la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales. Ya sea ahora o en nuestro futuro, es probable que muchos de nosotros nos encontremos cara a cara con una enfermedad mental, a través de nuestra experiencia personal o de un ser querido.

Una transmisión publicada por el Canal Mormón en el 2015 discute tres ejemplos cuando los apóstoles y profetas modernos han sentido el dolor y la angustia de las enfermedades mentales en sus propias vidas. Estas historias profundas y personales iluminan esta creciente preocupación e ilustran que todos, incluso los profetas, experimentan desafíos mentales y emocionales. No importa quiénes somos o cuán justos seamos, todos experimentaremos desafíos espirituales, físicos y mentales en esta vida que nos destrozarán, nos probaran e incluso nos dañarán. Pero a través del amor del Salvador y Su Expiación infinita, podemos encontrar luz y esperanza incluso en medio de nuestras pruebas más oscuras.

Élder Dallin H. Oaks

Poco después de que el Élder Dallin H. Oaks perdiera a su padre por tuberculosis, él y sus hermanos se fueron a vivir con sus abuelos mientras su madre se mudaba a Nueva York para ir a la escuela. Acerca de esta experiencia, el Élder Oaks dijo:
La muerte de mi padre y la partida de mi madre después fueron experiencias difíciles para mí. Cuando tenía unos 9 años de edad, recuerdo que pensé que no existía nadie en el mundo tan infeliz como yo.
Para mi madre, la pérdida de su esposo y la separación de sus tres hijos en un período de dos meses fueron demasiado, y mi madre sufrió un ataque de nervios. Le dijeron que nunca se recuperaría. Pero a través de las bendiciones del Señor, ella se recuperó y ella fue más fuerte que nunca.
Es muy reconfortante saber que muchos pueden recibir la sanación de sus enfermedades o trastornos mentales a través de las tiernas misericordias del Señor. Pero, también hay muchos que soportan estas cargas toda su vida. También es importante tener en cuenta que, independientemente de su dolor y desafíos, su Padre Celestial lo ama con un amor infinito y la depresión no tiene nada que ver con su dignidad. Su amor y la Expiación del Salvador pueden traer paz y disminuir la carga de sus problemas. Pueden proporcionar una curación espiritual más profunda que te brindará la fortaleza necesaria para soportar tus pruebas.

Presidente George Albert Smith


Un manual del 2008 publicado por la Asociación de Historia Mormona sugiere que el presidente George Albert Smith probablemente sufrió de un trastorno de ansiedad y depresión.

Uno de sus nietos, George Albert Smith V, dijo que su abuelo "luchó contra la depresión, se sintio incompetente y llego a estar abrumado. Hubo momentos en los que 'simplemente él no pudo resolverlo todo'". Todos sufrimos con sentimientos de deficiencia y depresión. Pero para aquellos que experimentan estos sentimientos debilitantes crónicamente, es reconfortante saber, como dice Jeffrey Holland, que "uno de los hombres más generosos y cristianos de nuestra dispensación" también luchó contra tales problemas. El Señor puede tomar nuestras debilidades, insuficiencias y todo, y usar nuestras vidas para de una forma bendecir a miles de otros.

Élder Jeffrey R. Holland


En la Conferencia General de Octubre del 2013, "Como una vasija quebrada", el Élder Jeffrey R. Holland compartió:
En un momento de nuestra vida de casados, cuando los temores financieros se sumaron a una intensa fatiga, sufrí un golpe emocional que fue inesperado y muy real. Con la ayuda de Dios y el amor de mi familia, seguí funcionando y trabajando, pero incluso después de todos estos años sigo sintiendo una profunda compasión por aquellos que se encuentran crónica y profundamente afectados con el mismo desánimo que tuve yo. En cualquier situación, todos podemos sentirnos inspirados por aquellos que, en las palabras del profeta José, “[escudriñaron] y [contemplaron] el abismo más oscuro” y perseveraron a través de él; entre ellos grandes personas como Abraham Lincoln, Winston Churchill y el élder George Albert Smith, siendo el último uno de los hombres más generosos y cristianos de nuestra dispensación que luchó con depresión recurrente por varios años antes de llegar a ser el universalmente amado octavo profeta y Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.
Entonces, ¿cuál es la mejor manera de actuar cuando ustedes o sus seres amados afronten dificultades mentales o emocionales? Ante todo, nunca pierdan la fe en el Padre Celestial, quien los ama más de lo que pueden comprender. Como dijo el presidente Monson a las hermanas de la Sociedad de Socorro, de manera tan conmovedora, el pasado sábado por la noche; “Ese amor nunca cambia… Está allí para cuando se sientan tristes o felices, desanimadas o esperanzadas. El amor de Dios está allí ya sea que sientan que merezcan amor o no; simplemente siempre está allí”

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y fue publicado por ldsliving.com, con el título: "Prophets and Apostles Share Their Personal Experience with Mental Illness". Publicado y Traducido al español por www.4mormon.ml